#Pareja

Cartas

Los plateístas de la vida ajena
Joven y vieja pareja en la playa. Getty.

Audio RevistaOrsai.com Los plateístas de la vida ajena

En su carta de esta semana, Juan Sklar pone la lupa en quienes militan el deseo ajeno para reforzar sus propias convicciones. ¿Por qué quieren transformar su goce en una visión de mundo? Y sobre todo, ¿para qué quieren convencernos?

Relato de ficción

Perdidos en los papeles
Ilustración de Matías Tolsà. ORSAI.

Perdidos en los papeles

Un cuento inédito en español de la muy premiada Lorrie Moore. ¿El tema? Una pareja pacifista que termina a las patadas. Imperdible.

Crónica narrativa

Cosa de machos
Ilustración de David Pugliese. ORSAI.

Cosa de machos

¿Es posible que un perro desplace al dueño de casa y se convierta en macho alfa? ¿Puede un simple chucho interponerse entre el amor de una joven pareja? En esta crónica, las claves para dejar de ser esclavo de tu mascota.

Relato de ficción

¿Más café?

¿Más café?

¿Quién es Ole Hansen, y por qué está sentado en nuestro jardín, frotándose los muslos? Un cuento sobre la relación de pareja.

Relato de ficción

Wakefield
Retrato de Nathaniel Hawthorne. MATHEW BRADY.

Wakefield

Wakefield abandona a su esposa durante años. Ella se siente viuda, pero él vive cerca suyo y la espía constantemente. Un relato de Nathaniel Hawthorne.

Relato de ficción

Regreso a casa con tortuga
Imagen de Hernán Cañellas para un relato de Junot Díaz. ORSAI.

Regreso a casa con tortuga

Junot Díaz nació en República Dominicana pero vive en Estados Unidos desde los siete años. Un día, ya grande, volvió a «su hogar». Pero ya no era lo mismo.

Relato de ficción

Comunicación de crisis

Comunicación de crisis

Sonia Budassi nos adentra en las relaciones con desconocidos (locatarios de una casa, unos vecinos nuevos) y también en las relaciones con quienes creemos conocer, y sin embargo no.

Columna de opinión

Celosos digitales

Celosos digitales

Eran mejores los tiempos en que no sabíamos dónde estaba nuestra pareja, ni con quién, ni haciendo qué. Todo el mundo era cornudo, pero la tecnología no te metía el dedo en la llaga.