Bienvenidos a la edición encerrada del 15 de marzo
Portada de Orsai Digital en un teléfono. Mockup.

Editorial

Audio RevistaOrsai.com Bienvenidos a la edición encerrada del 15 de marzo

Hola, acá Hernán en un domingo destemplado y distópico del vigésimo año del siglo. La actualización semanal de esta revista nos va a traer denuncias insospechadas, crónicas de madres con hijos, historias entrañables con boxeadores de pueblo, reflexiones sobre pestes (obviamente no podíamos evitar este tema) y reseñas sobre arte moderno. Además, mi invitación personal a un show en streaming con delivery incluido para el próximo sábado. Vamos al resumen.

Largamos con un texto de no ficción, y es importante decirlo desde el principio. Nuestro cronista Matías Fernández Burzaco, que sufre una extraña enfermedad en la piel, fue maltratado por una docente de su universidad. El hecho no es reciente, pero ahora tuvo ganas de contarlo. Y no solo eso: también sumó el audio de la profesora que lo agravió, en el que —entre muchas otras barbaridades— lo acusa de ser «el resultado de una estirpe corrupta de incestos y venéreas». La crónica se llama Ella arderá en su cuadrado y repito, no es ficción.

Después de su maravillosa crónica «Madre: he decidido irme de casa, pero enseguida vuelvo», la escritora Daniela Pasik vuelve a poner el foco en los entresijos y en los vericuetos de una madre que cría sola a su hijo. Esta vez nos entrega un relato llamado Cuando despertó, la familia monomarental todavía estaba allí. Van a leer un cuento íntimo, descarnado y sincero que, así y todo, no reniega del dato duro ni de la estadística.

Seguimos con la historia de un pueblo en el que nunca pasa nada. En ese marco, una vieja gloria del boxeo vuelve para empezar de nuevo. Y en esos pagos encuentra a un chico que perdió a su papá y que sueña con subirse a un ring. Es un relato entrañable de Carolina Martínez que se llama Contra las cuerdas. Pero sobre todo, es la historia de cómo se forjan las leyendas que perduran en los pueblos chicos. 

Por supuesto, no podemos escaparnos del tema que monopoliza los medios. El brote de coronavirus que explotó alrededor del planeta nos invita a pensar qué es lo que realmente importa en la vida. Sobre eso, nuestro especialista Sergio Elguezábal nos trae un texto llamado La semana que nos dimos cuenta, una catarata de preguntas que invitan a la reflexión (sobre todo ahora que estamos al pedo encerrados y tenemos tiempo).

Y cerramos con nuestra cronista itinerante Luz Vítolo, que estuvo en la muestra de Anish Kapoor que se realizó en la Fundación PROA. El recorrido por la exposición no le despertó demasiado entusiasmo. Pero, mientras observaba las obras con cierta decepción, algo inconsciente se empezó a gestar en su interior, muy profundamente, sin que ella se dé cuenta. El título de la crónica es divertido. Se llama Entre el arte moderno y la boludez, y nos encanta su descubrimiento que hace.


Entradas en hernancasciari.com

Amigos, amigas, en estas épocas de encierro se me ocurrió hacer un recital de cuentos por streaming con delivery incluido. Es decir, si prenden mi canal YouTube, alguien les toca timbre con comida gratis en más de quinientas ciudades de Latinoamérica. Si quieren saber más, entren acá.

Bienvenidos a Orsai, una revista inmune a casi todos los males, menos a uno. Pero no diré cuál.

Un editorial de

Hernán Casciari

(Mercedes, 1971) Desde 2003 escribe ficción en directo en la red. Publicó las novelas «Más respeto que soy tu madre» y «El pibe que arruinaba las fotos». Y los libros de relatos «España perdiste», «El nuevo paraíso de los tontos», «Charlas con mi hemisferio derecho», «Messi es un perro» y «El mejor infarto de mi vida». También editó «Papelitos: un libro infantil para entender la crisis financiera». Ha sido columnista de La Nación y El País, hasta que renunció. En radio, participó en Vorterix y como columnista en Perros de la calle. Es el director de la revista Orsai y de su hermana ansiosa, RevistaOrsai.com. Más en Wikipedia

Comentarios

Orsai Ezequiel Blanco 01:47:15 - 23/03/2020

Gracias Hernan, acá matando intermediarios me cruce con tu TedTalks, Gracias.