Subir fotos en orto no te hace más feminista
La Venus del espejo. Velázquez.

Columna de opinión

Audio RevistaOrsai.com Subir fotos en orto no te hace más feminista

Hay un debate sobre las mujeres que publican su cuerpo en las redes. ¿Mostrar el culo es una libertad adquirida o, por el contrario, un eco del patriarcado? Entre todas las posturas, nos quedamos con la de Mayra Arena.

Hay una juventud que parece creer que todo lo que uno postea debe perseguir causas sociales: de ahí que, últimamente, todas las fotos que uno se cruza van acompañadas de una frase de mierda que por lo general se muere por ser profunda o significativa. Y el feminismo no se queda atrás. Es por esto que muchas, a la hora de subir una foto en pelotas, parecen no poder disfrutarlas por su valor intrínseco y embadurnan los posteos con frases de Butler y Simone de Beauvoir.

Aclaremos de entrada: mostrar o no el orto, hace ya mucho tiempo dejó de ser cuestionado. Cada una hace y muestra lo que se le canta y las redes permiten —unas más, otras menos— enseñar lo que sea que una desee mostrar.

Ahora: ¿eso te convierte en una guerrera empoderada destructora intergaláctica de patriarcas? No. Claro que no. No te convierte en nada, no te hace ni más ni menos feminista (y megustear  a las demás no te hace sorora).

Si te gusta subir fotos en orto, ¡subilas! No hace falta que digas que lo hacés para derribar al machismo o para que se caiga el patriarcado —o si te sarpás de patrañera—, para que se terminen los femicidios.

Pretender hacernos creer que eso es la libertad, o el poder, o la lucha, es hacerse la zonza, con los demás y con una misma.

Mengolini dijo que mostrar el culo no es sinónimo de estar empoderada y llovieron las interpretaciones de feministas que se esforzaron tanto por leer entrelíneas que no leyeron las líneas que estaban ahí.

El feminismo es una lucha colectiva que busca que se respeten los derechos de las mujeres. Mostrar tu orto maravilloso es algo que disfrutas vos —y los que lo vemos, también— pero no le suma absolutamente nada a ninguna lucha. Si te gusta mostrar el culo, dejá de ocultarte detrás de esas frases googleadas  y salí del armario: mostralo así nomás, que igual lo vamos a poner «me gusta».

Mientras tanto, sigo esperando que construyamos un feminismo que salga de las burbujas de las redes sociales y conozca la realidad de las mujeres laburantes, aquellas eternamente postergadas que no tienen tiempo ni ganas de ponerse a pensar en los culos de las divinas que dicen luchar desde sus sensuales photoshops.

Si se copan, dejemos un rato Instagram y hablémosles de feminismo a las pibitas que el único «empoderamiento» que tienen son los dos mil pesos que cobran de asignación, y que también se ponen contentas cuando sus selfis llegan a los veinte «me gusta».


Este texto apareció inicialmente en el Facebook de Mayra Arena, y le pedimos tres cosas: que nos deje publicarlo, que lo lea para que podamos tenerlo en audio, y que nos acompañe cada quince días con textos nuevos para nosotros. Dijo que sí a todo. ¡Iuju! ¿Querés saber quién es Mayra?

Una opinión de

Mayra Arena

(Bahía Blanca, 1992) Nació y creció en uno de los barrios más pobres del sur de Buenos Aires y es estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Su nombre empezó a sonar después de una charla TEDx llamada «¿Qué tienen los pobres en la cabeza?», que se hizo viral.

Comentarios

Orsai Martin Moran 13:42:11 - 02/04/2020

De una.

Orsai Alejandro Carabajal 08:34:49 - 23/02/2019

Grande Mayra, me encantó, verdad, de la buena, bien dicha, por quién puede decirla.

Orsai DaniV 10:40:13 - 22/02/2019

Linda, romántica, un paladar único para decir las cosas. Ojala tu poder sea siembre libre, que no se venda nunca, ni por un sueldo de presiente :)