Supermercados vacíos y empleados que se aburren
Subjetiva de supermercado desde un chango. LA NACIÓN.

Actualidad en verso

Audio RevistaOrsai.com Supermercados vacíos y empleados que se aburren

Casi como si fuera una película de terror, el poeta Zambayonny nos muestra los detalles de un supermercado con pocos clientes y con repositores hastiados. Da miedo, pero puede pasar en cada esquina.

Supermercados vacíos
pasillos desordenados
paquetes abandonados
detrás de pollos podridos
los bizcochuelos vencidos
son tumbas de cucarachas
florecen las remolachas
entre las papas enfermas
que primavera de mierda
para ir con cabeza gacha.

El atún hoy tiene alarma
y hay 2×1 en tristeza
la oferta recién empieza
pero no entra ni un alma
el queso rico de Parma
se burla de la manteca
la bala con punta hueca
sueña atravesar chalecos
y allá afuera un esqueleto
quiere abandonar la dieta.

Un franco precarizado
robó la remarcadora
el precio que ven ahora
es el doble en otro lado
no se sientan estafados
anuncian por los parlantes
descuentos para estudiantes
de instituciones privadas
detienen a una empleada
por inhalar quitaesmalte.

El traje del encargado
está manchado con sangre
su legajo es tan mostrable
como un sumbo exonerado
anda un poco enamorado
de Marisa la cajera
que le sonríe por fuera
y lo detesta por dentro
le acerca tanto el aliento
que reconoce el Corega.

Están los repositores
sin nada que reponer
se aburren con un chofer
y hablan mucho de camiones
al blindado de un tal Gómez
le infiltraron un contacto
si hay un gil que rompe el pacto
le matamos un pariente
la razón de los clientes
pero nuestra también algo.

Recién entró una mechera
y no dejó la mochila
las cámaras la vigilan
la quieren de prisionera
ya se acercó a una heladera
en cualquier momento roba
habría que actuar ahora
coinciden los vigilantes
y antes que pase un instante
le pegan con la pistola.

El hambre es sólo un concepto
les anuncia Toty Flores
y en todos los comedores
lo maldicen los hambrientos
se acerca el final del cuento
con todos sus personajes
las tuercas del engranaje
van a saltar por el aire
y en un rincón miserable
quedarán como un tatuaje.


Textos

Zambayonny

(Buenos Aires, 1973) Su nombre real es Diego Perdomo. Músico, escritor e hincha de Olimpo de Bahía Blanca. Tiene en su haber más de una decena de discos publicados. Además, editó los libros «Biografía de un superhéroe», «Leyenda de un superhéroe» y «La suerte del campeón». Es amigo de la casa desde tiempos inmemoriales. Más en Wikipedia

Comentarios