Catorce historias de ciencia ficción que no pienso escribir
Ilustración de Pedro Macini para los cuentos de Tellier. Orsai.

Relato de ficción

Audio RevistaOrsai.com Catorce historias de ciencia ficción que no pienso escribir

La cabeza de Diego Tellier explota de ideas para largometrajes y novelas, pero solamente es capaz de escribir los resúmenes. De su aclamada «Trilogía» (que contiene más de 300 historias de ciencia ficción del conurbano bonaerense) elegimos estas catorce, y le pedimos a Pedro Mancini que las ilustre. El ilustrador desapareció, misteriosamente, tres horas después de entregar los dibujos.

Textos

Diego Tellier

Ilustra

Pedro Mancini

Cada historia breve de Diego Tellier es mágica, porque bien podría ser el primer párrafo de una novela larga, o el último minuto de una serie de Netflix. Pero nunca será, una historia de Tellier, la parte del medio de ninguna trama. Y a él, como autor, le pasa lo mismo. Vive en los extremos. Diego Tellier autoedita sus libros, con un sacrificio deslumbrante, y no siempre le va bien, aunque se lo merece. Por eso desde hoy, además de publicar sus cuentos, los libros de Tellier están en la Tienda Orsai para que más lectores lo conozcan y lo quieran tener en la biblioteca. Pero antes de comprar nada, miren cómo escribe.

— 01 —

Científicos noruegos descubren que el peronismo es un virus que se libera cuando el chorizo es colocado sobre la parrilla. Fascinados y llenos de buena voluntad intentan crear un virus que haga feliz a la gente. Sin conocer el origen satánico del peronismo esparcen por todo Escandinavia un virus que rápidamente muta y desata un bacanal de corrupción, decadencia y delito.

— 02 —

Una mujer hace empanadas en Salta. De pronto, a medio terminar el repulgue, se detiene. Atónita no alcanza a comprender. No hay manera de seguir, no sabe cómo, no puede, sus manos no responden. Ella, sin saberlo, ha descubierto que el repulgue de todas las empanadas tenía un límite. Un número finito. Un tope. Un final. Pronto todo comienza a agotarse y la vida, en tanto, se apaga sin prisa.

— 03 —

Francisco es albino. Un día sufre una convulsión, cae al piso y al despertar solo es capaz de pronunciar la palabra «cenáculo». Los médicos, desorientados, no pueden explicar el fenómeno. Más tarde, Horacio, otro albino, también sufre convulsiones. Al despertar únicamente es capaz de pronunciar «abril». Muy pronto, todos los albinos del mundo solo pueden pronunciar una palabra. El desafío será ordenar el mensaje antes de que sea demasiado tarde.

— 04 —

Una raza de vampiros uruguayos que toman sangre con bombilla ponen en jaque a Latinoamérica. Los gobiernos destruidos y diezmados le pedirán ayuda, como tantas otras veces, al narco. Pero esta vez será la última.

— 05 —

Un taxista alienígena agarra mal la rotonda celestial de la galaxia y sale a la Vía Láctea. Medio desorientado confunde a la Tierra con una estación de servicio y lo detecta la NASA. Sin mucho margen de acción esconde la nave en Mar de Ajó y se convierte en intendente. Lo encuentran por una especie de LoJack que tiene la nave y hacen encallar tres ballenas para despistar a la población mientras lo capturan en los médanos.

— 06 —

Se descubre que la plasticola es en realidad un alien que tiene mucha fuerza y se agarra de las cosas para que la gente piense que es un pegamento pero no. Es un ser vivo que puede estar húmedo o seco, de acuerdo a lo que se proponga. Los gobiernos culpan a los científicos y los científicos a los gobiernos hasta que el Pentágono comienza a girar y se aleja volando.

— 07 —

Todos los cerrajeros del mundo no saben que esa máquina que usan para fabricar llaves guarda todas y cada una de las copias que han sido fabricadas y las envía a un centro secreto ubicado debajo de la popular de Ferro. Allí, en pleno corazón de Caballito, una raza de algo que no es humano aprovecha la noche para ingresar en la casa de los incautos ciudadanos. No roban, ni hacen nada. Solo observan a la gente dormir, y se retiran.

— 08 —

Descubren que adentro de la soda vive gente. Humanos, sí, pero de pequeñísimo tamaño. Una vez ingeridos atraviesan el sistema digestivo, son eliminados, nadan por las cloacas y alcanzan finalmente la libertad. Lo que nadie sabe es por qué están ahí, en la soda, ni quién los pone, o cómo.

— 09 —

Todos los taxistas que trabajan de noche son vampiros. Pero no son vampiros de sangre. Los verdaderos vampiros se nutren con la energía de los seres humanos. Lo curioso es que después de años de alimentación descubrieron que cuando la gente se indigna, la energía se libera más rápido facilitando la absorción. Por eso, el vampiro, astuto en su accionar, suele contar mentiras o no lavarse el culo para facilitar la indignación del pasajero.

— 10 —

El planeta entero es un páramo salvaje. Allí donde uno se dirige hay soledad y silencio. Un mundo sin nada. Vacío. Lleno de cosas que alguna vez fueron algo. Únicamente en San Justo hay esperanza. Debajo de las chapas, entre jirones de plástico, una raza de locos con remeras de Almafuerte aún resiste.

— 11 —

Se inventa un espray que permite colorear los gases para identificar a los que se tiran pedos en el transporte público y cobrarles multa. Con el dinero recaudado se construye una nave intergaláctica argentina que rompe el embrague en Marte. Los pleyadianos lo toman como un acto de guerra y mandan tres petisos parecidos a Depredador que tratarán de conquistar Florencia Varela.

— 12 —

Mandan a un alien chiquito de aspecto casi humano para salvar a la humanidad. La nave cae en Morón. El alien se anota en el colegio pero los compañeros le hacen bullying porque es cabezón y medio pelado. El alien se deprime un montón y empieza a fumar pasta base. Deja el colegio, se junta con una piba y se olvida de salvar a la humanidad. Ya anciano, confiesa todo y tira un rayo verde que le pega al Chaqueño Palavecino y lo convierte en Beethoven.

— 13 —

Un tipo compra un cachorro de Weimaraner en Ciudadela. El perro crece hasta que una noche de luna llena se convierte en un hombre lobo, lo cual confunde a la familia. El hombre lobo les explica que se llama Javier y que para evitar quilombo ahora prefieren ser perros. La familia finge que lo entiende pero lo abandonan camino a Mar del Plata. Javier se reunirá con los suyos y no descansará hasta apaciguar tanto dolor.

— 14 —

Un remisero se cuelga del cable. Pronto comienza a ver imágenes extrañas en la TV. Gente del futuro intenta comunicarse con él. Llama a la Policía. Luego de quince días establecen un idioma común y descubren que son terrícolas del futuro que solo quieren la receta de la fugazzeta. El intendente busca una ganancia, los del futuro se lo toman a mal y dan inicio a la primera guerra futuro versus pasado de la historia universal de la galaxia.


Diego Tellier tiene cuatro libros publicados por su propio sello. «Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir», «Otros cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir», «El origen alienígena del wing» y el último, que se llama «Cuentos para completar». El pack con las cuatro obras están disponibles para benefactores de Orsai con gastos de envío gratis a cualquier parte del mundo, desde este enlace.

Textos

Diego Tellier

(Morón, 1970) Fue redactor publicitario y trabajó como guionista de TV hasta que se hartó. Comenzó a autoeditar sus libros y los vende él mismo bajo el sello OCNI. Su primera trilogía comprende las obras «Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir», «Otros cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir» y «El origen alienígena del wing».
Ilustra

Pedro Mancini

(Buenos Aires, 1983) Ilustrador. En 2014 edita su primer libro de dibujos, Disparo rayos por los ojos (Dead Pop), y Hermano (Bel Ami Edizioni), con guión de Darío Fantacci. Publica sus ilustraciones e historietas en revistas y fanzines de Argentina y del mundo. Es su debut en Orsai.

Comentarios

Orsai Omar 16:39:37 - 09/08/2019

se cortó el audio al final :o